Nada por encima del ser humano y ningún ser humano por debajo de otro

viernes, 26 de agosto de 2016

Como se inventa un trastorno mental

Marino Pérez Álvarez, catedrático de Psicología de la Universidad de Oviedo explica en 15 minutos como se ha producido en los últimos la "invención de trastornos mentales".
Especial referencia al TDAH. al trastorno bipolar  y al trastorno de ansiedad social (timidez). Y avanza las líneas del último "grito" en trastornos, el trastorno del bienestar.


Marino Pérez Álvarez es Catedrático de Psicología de la Personalidad de la Universidad de Oviedo. Es autor de numerosos artículos en revistas científicas, así como de libros, entre los últimos El mito del cerebro creador (2011), Las raíces de la psicopatología moderna (2012), Las terapias de tercera generación como terapias contextuales (2014) y Volviendo a la normalidad: la invención del TDAH y del trastorno bipolar infantil (en colaboración, 2014).

Ha recibido el Premio Psicólogo del año 2014 de la Psicofundación. Sus temas actuales de investigación tienen que ver con los enfoques contextuales de la psicopatología y la crítica del cerebrocentrismo y de la patologización de la vida. Su enfoque supone el entrecruzamiento de la psicología, la filosofía, la historia y la literatura




<iframe width="640" height="360" src="https://www.youtube.com/embed/oDxLLiYkw74" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

sábado, 6 de agosto de 2016

Homenaje a Galileo: Internacional Humanista

Homenaje a Galileo en la Piazza di Santa Croce, Florencia, en ocasión de la primera Internacional Humanista. 7 de enero de 1989. 

“Yo, Galileo Galilei, catedrático de matemáticas en la Universidad de Florencia, públicamente abjuro de mi doctrina que dice que el sol es el centro del universo y que no se mueve, y que la tierra no es el centro del universo y sí se mueve. Con corazón sincero y no fingida fe, abjuro, maldigo y detesto los errores y herejías antes mencionados, y cualquier otro error, herejía o secta contraria a la Santa Iglesia.”

 Este es el texto de la abjuración arrancada a Galileo, bajo amenaza de tortura, el 22 de junio de 1633 por el Tribunal de la Inquisición. Galileo abjuró para no sufrir la suerte de Giordano Bruno, conducido a la hoguera con un madero dentro de su boca para que no hablase, y quemado en Campo de Fiori en Roma, un día de invierno del año 1600. Giordano Bruno, el que había proclamado la infinitud del hombre y del universo, la existencia de innumerables mundos...

Sólo después de tres siglos los “descendientes” de aquellos que habían obligado a Galileo a abjurar, admitieron su error a regañadientes. Giordano Bruno aún espera que se haga justicia...

A pesar de todo, ni la tortura ni la hoguera han impedido que hombres y mujeres valientes empujaran el telescopio y lo apuntaran no sólo hacia las estrellas sino también contra aquellos que los oprimían y los explotaban. Pero estos, los poderosos de la tierra, han comprendido rápidamente que la Nueva Ciencia podía ser utilizada para alimentar su avidez y para ampliar sus privilegios. Así han producido “una progenie de gnomos con inventiva” -como los llama Bertold Brecht- dispuestos a vender su ciencia para cualquier finalidad y a cualquier precio. Estos gnomos inteligentes y ciegos han tratado por todos los medios posibles de doblegar la naturaleza a la voluntad de poder de sus patrones, y han cubierto la tierra con máquinas de muerte.

Otros han utilizado el propio ingenio para inventar nuevos medios a fin de manipular, acallar, adormecer la conciencia de los pueblos. Medios estos más sofisticados y “limpios” pero no menos dolorosos e inhumanos que la estaca en la boca de Giordano Bruno. Ciertamente sabemos que tantos otros hombres y mujeres han utilizado la Nueva Ciencia para aliviar la fatiga y el hambre, el dolor y el sufrimiento de la Humanidad, para arrancar la mordaza de la boca de los oprimidos, para darles voz y darles confianza.

Pero también sabemos que hoy, mientras el segundo milenio de Occidente se curva hacia el ocaso, la sobrevivencia de toda la especie humana está amenazada y sobre la Tierra, nuestra casa común, se cierne la pesadilla de la catástrofe ecológica.

 Es por ello que nosotros, Humanistas llegados desde todos los rincones de la Tierra, pedimos aquí, frente al edificio que guarda la tumba de Galileo, pedimos a todos los científicos de la Tierra que finalmente la Ciencia se utilice para exclusivo beneficio de la Humanidad. Con la voz que se quitó a Giordano Bruno, y como a él a millones de oprimidos, con esa voz que hoy resuena en esta plaza, lanzamos este llamado: que en todas la universidades, en todos los institutos de investigación, se instituya un juramento, un voto solemne -análogo al de los médicos creado por Hipócrates en los albores de Occidente- de utilizar la Ciencia sólo y exclusivamente para vencer al dolor y al sufrimiento, para humanizar la Tierra.

sábado, 23 de julio de 2016

El frasco de la Calma de Montessori

Enviado por Sonia Muñiz



EL FRASCO DE LA CALMA DE MONTESSORI


El frasco de la calma de MONTESSORI es una técnica de desarrollo personal que facilita enormemente el autocontrol de las emociones. Es ideal para niños entre 2 y 5 años, aunque se puede utilizar a cualquier edad.
Se trata de un frasco transparente con purpurina que os mostraremos cómo diseñar más abajo.

BENEFICIOS:

-Los niños todavía no han adquirido el suficiente desarrollo lingüístico para definir sus emociones. El frasco de la calma es una analogía de la agitación y la calma emocional.
-Estimula la autonomía y la creatividad.
- Facilita la organización y centralización del sistema nervioso. Mientras se observa el movimiento de la purpurina enlenteciéndose se crea un modelo visual análogo al emocional e inconscientemente el cerebro disminuye la agitación. Es decir, contribuye a autocontrolar el ritmo cardíaco, la respiración y, como consecuencia, los pensamientos y la agitación motora.
-Capta su atención y favorece la concentración.
-En definitiva, ayuda a reencontrar la tranquilidad.
Hay que tener en cuenta que cada niño responde y reacciona de manera distinta. No es un método infalible que funcione en todos los casos. Mientras que a algunos niños les resulta útil en pleno descontrol emocional, otros necesitarán recurrir a él antes de que la intensidad sea incontrolable, es decir, como método de prevención.
Como cualquier técnica requiere de cierta práctica y es importante saber aplicarla.



ALGUNAS PAUTAS:

√Se trata de que el niño colabore y contribuya a construir el frasco de la calma. Llevándolo a cabo como una actividad lúdica y cuando el niño esté receptivo. La experiencia debe ser placentera y positiva. Puede elegir él los colores de la purpurina, ayudar a remover los ingredientes...

√Una vez que tenemos hecha la manualidad le explicamos la analogía del instrumento con sus emociones y lo que pretendemos hacer con él. Siempre en tono relajado, cordial, interactivo y sencillo, adaptándolo a su edad y capacidad de entendimiento. Por ejemplo:

  -"Qué pasa si agitamos mucho el frasco?"
  -"Brilla mucho"
  -"Sí, porque la purpurina se mueve mucho. Lo mismo que cuando nos pasan cosas que no nos gustan o que nos gustan mucho y entonces no paramos de llorar o nos enfadamos mucho o estamos muy muy contentos. La purpurina se mueve tanto que no sabemos hacia donde se va a mover, como nosotros por dentro cuando nos agitamos"

Aquí le podemos preguntar qué emociones fuertes recuerda, cómo se sintió, qué lo provocó, cómo reaccionó... Se trata de analizar e identificar e interiorizar lo que le estamos explicando. No de juzgar lo que nos cuente.

  -"Y qué podemos hacer para que la purpurina se calme?" " Qué pasa si dejamos el frasco en reposo?"
  -"El brillo se mueve cada vez más lento hasta que se queda quieto"
  -"Y es bonito verlo?"
  -"Sí"
  -"Precioso! Pues la próxima vez que nos sintamos agitados podemos coger el ‘frasco mágico‘ y ver qué pasa. Lo agitamos una o varias veces y lo miramos sin más. Te parece?"

√El movimiento de la purpurina representa los pensamientos, emociones y el comportamiento impulsivo. Se trata de observar y esperar, de tener un recurso para poder tranquilizarnos.

√Los adultos también podemos utilizar nuestro propio frasco o pedírselo prestado al niño. Nos puede resultar útil y, además, vamos a servir de ejemplo para que se anime a utilizarlo. Es esperable que, poco a poco y si la técnica le resulta útil, el niño recurra a él cuando sus emociones estén alteradas.

√No se trata de una imposición, ni de un castigo. No sirve de nada ordenarle que se quede quieto mirándolo. Sí que podemos recordarle que tenemos este recurso cuando veamos que están alterados, mostrárselo, pero siempre que sea él el que acceda a hacer el ejercicio sin obligarlo.

√Una vez que accede le podemos dar una pequeña instrucción en tono tranquilo como "Ahora vamos a quedarnos sentados mirando el frasco para calmarnos. Nos quedamos en silencio y respiramos profundamente y despacio. Miramos la purpurina. Nada más"

√Cuando se tranquilice podemos hablar con él y buscar soluciones o alternativas, ya que la técnica ayuda a calmar los síntomas, pero no trabaja sobre la causa. Reforzamos también lo que ha hecho bien, como por ejemplo, recurrir al frasco de la calma y autocontrolarse.

√Tenemos que tener en cuenta que las emociones afloran y todas tienen su utilidad. Hay que aprender a gestionarlas y, si a los adultos muchas veces nos cuesta hacerlo, a un niño más. Por eso el frasco de la calma es un gran regalo para él.



COMO CREAR UN FRASCO DE LA CALMA:

Materiales:

-Un bote de plástico (o cristal) transparente con tapa del tamaño apropiado para que el niño pueda manejarlo fácilmente.
-1 o 2 cucharadas de pegamento transparente con purpurina mejor
-3 o 4 cucharaditas de purpurina. También podemos incluir estrellitas, lentejuelas o lo que se nos ocurra.
-Champú transparente
-Glicerina líquida (en farmacias o droguerías). Opcional
Una gota de colorante alimentario. Opcional
-Agua caliente
-Pegamento fuerte o silicona para sellar el frasco
Rellenar el frasco con agua caliente hasta algo menos de la mitad.
Echar el colorante y remover. Luego el pegamento hasta que tenga un aspecto más denso, cuanto más pegamento más despacio se moverá la purpurina.
Remover y añadir el champú y la glicerina para crear varias densidades y fluya de distinta forma y a diferente velocidad. Volvemos a remover.
Añadimos la purpurina de uno o varios colores y llenamos el frasco con más agua, dejando un dedo de aire para que podamos agitar bien el contenido.
Finalmente sellamos la tapa con pegamento fuerte o silicona. Y listo!

Sugerencia: los colores influyen en nuestro estado de ánimo. No es recomendable el color rojo. Sí los azules, púrpuras, plateados, etc.

No dudéis en preguntarnos cualquier duda y si os animáis nos gustaría que nos comentéis vuestra experiencia.



domingo, 17 de julio de 2016

Hiperdiagnosticados e hipermedicados : la expansión del TDAH


hablademasiado.jpg
Foto: Rebel, de Fede Racchi


Fracaso escolar, drogadicción, conductas sexuales peligrosas, accidentes de tráfico, desempleo, fracaso sentimental y cárcel. Un futuro escalofriante. Eso es lo que el Plan PANDAH augura para los niños con TDAH  que no sean diagnosticados y tratados a tiempo:

“Si estos niños no son detectados a tiempo y, por lo tanto, no reciben el tratamiento necesario, cuando lleguen a la adolescencia, además de los males típicos de esta etapa evolutiva, presentarán otras disfunciones que complicarán su adaptación social y curricular. Son jóvenes “sin expectativas de futuro”, ya que el TDAH les ha llevado por una historia de fracaso escolar, y es poco probable que continúen sus estudios. Presentan altas probabilidades de tomar drogas, delinquir, mantener, conductas sexuales precoces o de riesgo, sufrir accidentes de tráfico, etcétera. Pero como además el TDAH es una enfermedad crónica, en la vida adulta seguirá cosechando problemas, dificultándole el acceso al mundo laboral, especialmente de alta cualificación, y acarreándole problemas de relación social y de pareja y, en los casos más graves, problemas con la justicia”

Ésta es el modo de “persuadir” del Plan PANDAH, Plan de Acción en TDAH. Un  plan financiado y concebido por SHIRE, una de las mayores multinacionales de la industria farmacéutica, que fabrica y comercializa fármacos para el tratamiento del TDAH.  Seguramente en este momento miles de personas se encuentran en la disyuntiva entre la resistencia a suministrar una medicación claramente peligrosa a sus hijos o “abandonarles” al terrible futuro que les vaticinan si no lo hacen.

El metilfenidato, la sustancia más utilizada para tratar a los niños con TDAH, es una metanfetamina. Fue sintetizado durante la segunda guerra mundial y utilizado para estimular a los soldados y mantenerlos despiertos. Existe un mercado negro de esta sustancia, en el que se la conoce como “cocaína de pobres”.  Varios estudios relacionan su consumo prolongado con la aparición de psicosis como el trastorno bipolar. Ningún estudio demuestra su eficacia a largo plazo. Tampoco hay estudios concluyentes sobre los efectos a largo plazo en los niños y adolescentes. El metilfenidato altera el funcionamiento del sistema dopaminérgico y sus efectos pueden no ser reversibles. Es posible que su consumo masivo y prolongado esté creando una epidemia de personas incapaces de un desarrollo humano normal y dependientes de los psicofármacos. Curiosamente el evidente deseo de esta multinacional de aumentar las ventas de los fármacos que producen no aparece en ninguna parte del plan, y los motivos declarados del mismo son mucho más desinteresados.

“El objetivo principal de Shire al promover el Proyecto PANDAH es mejorar la vida de pacientes y cuidadores a través del trabajo en equipo y desarrollando una actividad transparente y responsable en busca de nuevas soluciones”.

El plan tiene objetivos claros, numéricamente cuantificados. Parte de la creencia en que existe un gran número de menores que sufren TDAH y no han sido diagnosticados, ya que según PANDAH “uno de cada diez niños tiene TDAH”.

PANDAH se propone promover el diagnóstico temprano y el tratamiento farmacológico del TDAH. Considera y evalúa  las resistencias con las que se encuentra en España el reconocimiento de la enfermedad por parte de padres, personal médico, maestros, etc., y una estrategia para vencerlas, que como hemos visto, incluye la utilización de la violencia psicológica.

El Plan establece  que son los maestros los que deben hacer la labor de detectar el trastorno, antes que la familia o los pediatras y establece que la etapa más adecuada para el diagnóstico es la de preescolar (entre los tres y los seis años).

El diagnóstico del TDAH se fundamenta en la observación de síntomas como estos:
Parece no escuchar. No presta mucha atención a los detalles. Parece desorganizada. Se olvida las cosas. Se distrae con facilidad. Corre o trepa cuando no corresponde. Contesta impulsivamente.
Interrumpe a las personas. Habla demasiado. Está siempre en movimiento...

Como no existen evidencias biológicas del trastorno y ninguna prueba lo puede diagnosticar, el PANDAH afirma que creer en la existencia del trastorno es una cuestión de la máxima relevancia.

“Es necesario que el Centro de trabajo del psiquiatra “crea” en el trastorno y, en consecuencia, facilite la formación del especialista.”
La promoción del TDAH  se favorece también con la actuación de formadores de opinión y con la presencia de asociaciones de afectados, también apoyados por la farmacéutica en los medios de comunicación, páginas web, producciones audiovisuales, congresos y conferencias.

De esta forma. el relato sobre el TDAH se va normalizando en los distintos ámbitos, en las escuelas, en el sistema de salud, en los medios de comunicación y hasta en la legislación. En la LOMCE se reconoce explícitamente el TDAH gracias a una propuesta de UPN apoyada por el PP. Se llega a dar la paradoja de que si un niño es diagnosticado con TDAH se encuentra en una posición más favorable para recibir algunos tipo de beneficios, lo que ayuda a vencer resistencias por parte de padres y profesores, a cambio, claro, de que empiecen a ser medicados.
La resistencia por parte de los menores a tomar la medicación a partir de la adolescencia está también prevista en el Plan PANDAH,  y anticipa la “comorbilidad” del TDAH con nuevos diagnósticos, como el “Trastorno de negativismo desafiante”, que trae como consecuencia la introducción de nuevos psicofármacos para los menores.
“Con la llegada a la pubertad, puede aparecer el componente negativista desafiante, dificultando no sólo el diagnóstico, sino también el tratamiento. Con frecuencia, los pacientes adolescentes se niegan a ser diagnosticados de TDAH, por el rechazo a la etiqueta y al estigma social que trae consigo; además de desarrollar comorbilidades o agravamiento de los síntomas.”
        La expansión de la enfermedad hacia el mundo de los adultos está también prevista, comenzando por los padres de los niños diagnosticados:
“En el caso de pacientes adultos diagnosticados en la vida adulta, …  con frecuencia la detección del trastorno se produce a posteriori del diagnóstico de TDAH de uno de los hijos, dada la alta heredabilidad genética del trastorno”.
El Plan no podría funcionar con mucha eficacia si no estuvieran avalados sus postulados por el Ministerio de Sanidad, que aprobó en 2010 la Guía Práctica Clínica del TDAH. La Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública ​ha pedido su retirada y ha advertido que el 70% de los colaboradores que la redactaron declararon conflictos de interés y recibieron de alguna manera dinero de las farmacéuticas​. El médico más citado de la guía, Joseph Biederman, está investigado en los EEUU por recibir 1,7 millones de dólares de compañías farmacéuticas tras promover el diagnóstico de trastornos psiquiátricos en la infancia. Las objeciones y cuestionamiento de esta guía son abundantes por parte de muchas asociaciones y profesionales del campo de la salud. A pesar de ellas, tanto la guía como plan Pandah se autoproclaman como detentadores de la verdad absoluta y  guardianes de la Ciencia “objetiva”. Pero los cuestionamientos y las denuncias son innumerables.

Leon Eisenberg,  psiquiatra que en 1968 desarrolló el concepto de la hiperactividad como trastorno, afirmó en el 2009 que se deberían buscar las razones psicosociales que llevan a determinadas conductas, un proceso mucho más largo que "prescribir una pastilla contra el TDAH". Alen Frances, también psiquiatra norteamericano y  ex director del DSM IV,  el Manual de Desórdenes Mentales americano, declaró recientemente que “gran parte del incremento de casos de TDAH es el resultado de falsos positivos en niños a los que les iría mucho mejor sin ser diagnosticados” y que  “es mejor gastarse el dinero en colegios que maldiagnosticar a los niños y tratarles con medicinas caras”- En su opinión, el marketing de las farmacéuticas está buscando ampliar su mercado con los menores, que serán “clientes para toda la vida”.

En España, en el año 2012 La Comunidad para el Desarollo Humano advirtió sobre la sistematización de los tratamientos con psicofármacos a niños y jóvenes y pidió  la apertura de un debate sobre este conflicto, denunciando ante el Defensor del Menor la vulneración de los derechos fundamentales de los menores. El Servicio Vasco de Salud denunció en el 2013 que “no se están siguiendo las recomendaciones sanitarias más básicas y prudentes en cuanto a la prescripción de metilfenidato”.  El Boletín de Información Farmacoterapéutica de Navarra  alertó en 2013  sobre el incremento del consumo del metilfenidato, señalando que no está demostrada su eficacia a largo plazo.
En el año 2015, 115 entidades y asociaciones médicas y más de 2300 profesionales han suscrito el Manifiesto àra un consenso clínico del TDAH”, en el que se pide la retirada del Protocolo de la Generalitat de Catalunya sobre el TDAH.

El TDAH está siendo cuestionado cada vez más fuertemente y sus defensores se perciben crecientemente alineados por sus intereses económicos con la industria farmacéutica. También aumentan los estudios y evidencias sobre los peligros de los psicofármacos en los menores, especialmente sobre la espiral en la que entran los menores una vez son diagnosticados. De una medicación se pasa fácilmente a otra más fuerte para tapar los efectos y desequilibrios que la primera produjo.

Las ciencias, y por supuesto la psiquiatría, cambian sus puntos de vista. No deberían manejarse como verdades absolutas postulados bastante recientes y poco fundamentados. En ese sentido es recomendable la lectura del recientemente publicado libro “Volviendo a la normalidad, la invención del TDAH y del trastorno bipolar infantil”, de Pérez Álvarez, García de Vinuesa y González Pardo. En las últimas décadas se han patologizado numerosos comportamientos y situaciones de la vida, y  ha predominado una corriente que ha considerado de una manera biologicista el comportamiento humano, utilizando los psicofármacos con gran profusión. Esta corriente sin embargo está siendo cuestionada y es posible que en el futuro muchos trastornos, incluido el TDAH, desaparezcan de los manuales de psiquiatría. La raya que separa un comportamiento diferente de un trastorno puede moverse fácilmente, de manera que millones de personas, adultos o menores, caigan en el campo de los “normales” o los “trastornados”. En todo caso, creemos que en esta época de crisis en todos los campos es normal que las respuestas y los comportamientos de los menores reflejen la incertidumbre en que vivimos.

Pero lo más alarmante y que debe preocuparnos a todos son los efectos de medicalizar con psicofármacos a niños y adolescentes.¿Quién se hará cargo a futuro de las consecuencias? Por el bien de las futuras generaciones es necesario abrir un debate público sobre este tema y ayudar a que llegue hasta el último rincón lo que hoy se está discutiendo en los foros médicos y educativos.
Y después de todo, ¿el trastorno está en los menores o en un sistema violento y deshumanizado?. Cada uno responderá como quiera a esta pregunta, pero para nosotros, después de la investigación y los testimonios recogidos, una salida humanizadora del conflicto necesariamente  tendrá que cuestionar las instituciones y  políticas educativa y sanitaria y los valores vigentes. Y por supuesto priorizará, la protección y el derecho a la salud de los jóvenes y adolescentes frente a los intereses de las grandes empresas farmaceúticas


viernes, 15 de julio de 2016

Jornadas sobre la reconciliación

Extracto de una intervención de Silo sobre el tema de la reconciliación.


En estas Jornadas estamos revisando nuestras vidas, nuestras esperanzas y también nuestros fracasos con el fin de limpiar la mente de toda falsedad y contradicción. Tener la oportunidad de revisar aspiraciones y frustraciones es una práctica que aunque fuera por una sola vez en la vida, debería efectuar todo aquel que busca avanzar en su desarrollo personal y en su acción en el mundo. Estos son días de inspiración y reflexión. Estos son días de Reconciliación. Reconciliación sincera con nosotros mismos y con aquellos que nos han herido. En esas relaciones dolorosas que hemos padecido no estamos tratando de perdonar ni ser perdonados. Perdonar exige que uno de los términos se ponga en una altura moral superior y que el otro término se humille ante quien perdona. Y es claro que el perdón es un paso más avanzado que el de la venganza, pero no lo es tanto como el de la reconciliación.

Tampoco estamos tratando de olvidar los agravios que hayan ocurrido. No es el caso de intentar la falsificación de la memoria. Es el caso de tratar de comprender lo que ocurrió para entrar en el paso superior de reconciliar. Nada bueno se logra personal o socialmente con el olvido o el perdón. ¡Ni olvido ni perdón!, porque la mente debe quedar fresca y atenta sin disimulos ni falsificaciones. Estamos considerando ahora el punto más importante de la Reconciliación que no admite adulteraciones.

Si es que buscamos la reconciliación sincera con nosotros mismos y con aquellos que nos han herido intensamente es porque queremos una transformación profunda de nuestra vida. Una transformación que nos saque del resentimiento en el que, en definitiva, nadie se reconcilia con nadie y ni siquiera consigo mismo. Cuando llegamos a comprender que en nuestro interior no habita un enemigo sino un ser lleno de esperanzas y fracasos, un ser en el que vemos en corta sucesión de imágenes, momentos hermosos de plenitud y momentos de frustración y resentimiento. Cuando llegamos a comprender que nuestro enemigo es un ser que también vivió con esperanzas y fracasos, un ser en el que hubo hermosos momentos de plenitud y momentos de frustración y resentimiento, estaremos poniendo una mirada humanizadora sobre la piel de la monstruosidad.

Este camino hacia la reconciliación no surge espontáneamente, del mismo modo que no surge espontáneamente el camino hacia la no violencia. Porque ambos requieren de una gran comprensión y de la formación de una repugnancia física por la violencia.

No seremos nosotros quienes juzgaremos los errores, propios o ajenos, para eso estará la retribución humana y la justicia humana y será la altura de los tiempos la que ejercerá su dominio, porque yo no quiero juzgarme ni juzgar... quiero comprender en profundidad para limpiar mi mente de todo resentimiento.

Reconciliar no es olvidar ni perdonar, es reconocer todo lo ocurrido y es proponerse salir del círculo del resentimiento. Es pasear la mirada reconociendo los errores en uno y en los otros. Reconciliar en uno mismo es proponerse no pasar por el mismo camino dos veces, sino disponerse a reparar doblemente los daños producidos. Pero está claro que a quienes nos hayan ofendido no podemos pedirles que reparen doblemente los daños que nos ocasionaron. Sin embargo, es una buena tarea hacerles ver la cadena de perjuicios que van arrastrando en sus vidas. Al hacer esto nos reconciliamos con quien hayamos sentido antes como un enemigo, aunque esto no logre que el otro se reconcilie con nosotros, pero eso ya es parte del destino de sus acciones sobre las que nosotros no podemos decidir.

Estamos diciendo que la reconciliacion no es reciproca entre las personas y tambien que la reconciliacion con uno mismo no trae como consecuencia que otros salgan de su circulo vicioso aunque se pueden reconocer los beneficios sociales de semejante postura individual.

El tema de la reconciliacion ha sido central en nuestras jornadas pero seguramente otros muchos avances habremos logrado al peregrinar fisicamente en un paisaje desconocido que habra despertado paisajes profundos. Y esto siempre sera posible si el Proposito que nos mueve a peregrinar es una disposicion hacia la renovacion, o mejor aun, una disposicion hacia la transformacion de la propia vida.
En estos dias hemos pasado revista a las situaciones que consideramos mas importantes en nuestra vida. Si hemos localizado tales momentos y hemos paseado por ellos la reconciliacion limpiando los resentimientos que nos atan al pasado, habremos hecho una buena peregrinacion hasta la fuente de la renovacion y la transformacion.."

Parque Punta de Vacas 3, 4 y 5 de Mayo de 2007:
Jornadas de inspiración espiritual

miércoles, 6 de julio de 2016

¡La ofrecen como una golosina, pero es metafetamina!

El mercado de medicamentos para el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad(TDAH) tiene nueva oferta con la anfetamina marca Adzenys, del laboratorio farmacéuticoNeos. Lo más novedoso que aporta Adzenys es que se trata de una píldora con sabor a naranja que se deshace con facilidad en la boca. Una golosina, triunfo del marketing sobre la salud de los niños a partir de seis años para la que está indicada.
Adzenys
Fue aprobada por la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos, la FDA, en enero pasado y es un fármaco muy similar al popular Adderall.
Pese a ser una anfetamina, una droga (drugllaman en USA a los medicamentos), el marketing de la compañía Neos -que hace honor a su nombre pues es realmente nueva en el ámbito farmacéutico pese a que cotiza en Bolsa- se ha centrado en la facilidad de uso de su fármaco.
Es tan tan fácil y supuestamente agradable tomar como ingerir una popular chuchería. ¿Irresistible para la infancia? En el citado país norteamericano están desarrollando una fuerte campaña de promoción antes de la vuelta al colegio de septiembre. Vaya que lo que pretenden los ejecutivos de Neos es que los niños y niñas lleguen al próximo comienzo de curso con los deberes ya hechos y lista su adicción a la conocida droga recreativa.
Tomado del blog de Miguel Jara
http://www.migueljara.com/2016/06/29/conoce-adzenys-la-nueva-chuche-de-anfetamina-para-la-infancia-hiperactiva/

domingo, 5 de junio de 2016

Taller de relajación y experiencia de paz

Taller de relajación y experiencia de paz

viernes 10 de junio

Aprender a distender en los momentos necesarios es una herramienta muy valiosa para cualquiera. En este taller aprenderemos a reconocer y luego distender las tensiones externas, internas y mentales, y terminaremos aprendiendo una técnica que conocemos como experiencia de paz. Os pedimos que si estáis interesados en asistir nos lo confirmes.

 Lugar: Calle Petirrojo, 6 (metros Carabanchel / Carpetana) Hora: 18:30 hs. Duración aproximada: 1,30hs.

Humanistas de Carabanchel.
Contacto: desarmecarabanchel@gmail.com • 617361003 • 654601568

viernes, 3 de junio de 2016

La realidad

La realidad

1. ¿Qué quieres tú? Si dices que lo más importante es el amor o la seguridad, entonces hablas de estados de ánimo, de algo que no ves.

 2. Si dices que lo más importante es el dinero, el poder, el reconocimiento social, la causa justa, Dios o la eternidad; entonces hablas de algo que ves o que imaginas.

 3. Nos pondremos de acuerdo, cuando digas: «¡Quiero la causa justa porque rechazo el sufrimiento!»; «... quiero esto porque me tranquiliza; no quiero aquello porque me desconcierta o me violenta».

 4. ¿Será entonces que toda aspiración, toda intención, toda afirmación y toda negación, tienen por centro tu estado de ánimo? Podrías replicar que aunque triste o alegre, un número es siempre el mismo y que el sol es el sol, aunque no exista el ser humano.

 5. Yo te diré que un número es distinto a sí mismo según tengas que dar o recibir, y que el sol ocupa más lugar en los seres humanos que en los cielos.

 6. El fulgor de una brizna encendida, o de una estrella, danza para tu ojo. Así, no hay luz sin ojo y si otro fuera el ojo distinto efecto tendría ese fulgor.

 7. Por tanto, que tu corazón afirme: «¡Amo ese fulgor que veo!», pero que nunca diga, «¡ni el sol, ni la brizna, ni la estrella, tienen que ver conmigo!».

 8. ¿De qué realidad hablas al pez y al reptil, al gran animal, al insecto pequeño, al ave, al niño, al anciano, al que duerme y al que frío o afiebrado vigila en su cálculo o su espanto?

 9. Digo que el eco de lo real murmura o retumba según el oído que percibe; que si otro fuera el oído, otro canto tendría lo que llamas «realidad».

 10. Por tanto, que tu corazón afirme: «¡Quiero la realidad que construyo!»

  Extraído de "Humanizar la tierra", Silo