domingo, 20 de enero de 2013

Invasión a Mali: el Colonialismo del siglo 21

El Partido Humanista Internacional (PHI) rechaza y condena la intervención militar francesa en la República de Mali, con la pretendida excusa de detener el avance de grupos acusados de terroristas.

Los gobiernos de los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU) y Francia han armado a los grupos que ahora acusan de terrorismo y han contribuido a abonar un terreno propicio a sus intereses aportando ayuda, asistencia y armas a los sectores fundamentalistas que ahora acusan. El pretexto actual para después justificar su acción es una  supuesta “Guerra contra el terrorismo”.No hay excusa militar, económica o política que pueda justificar el uso de la fuerza en las relaciones internacionales.

Es el control del uranio, el oro, el petróleo, el gas,... la verdadera razón de esta guerra; esta intervención militar sucede después de Libia, de Costa de Marfil, y del golpe en Níger, todas para establecer gobiernos corruptos y afines a la OTAN.

En cuanto a la población tuareg, por su elección de vida nómada, es discriminada e ignorada desde siglos, a menudo sin acceso a servicios de salud y educación. Víctimas de estas violencias e  injusticias, son ahora manejadas y  sacrificadas con toda la población de Malí en el altar del capitalismo.

Estamos ante el Colonialismo del siglo 21, basado como siempre en la fuerza militar. El capital financiero internacional, la industria, el comercio de armas y algunos grupos empresariales que constituyen el poder fáctico, cuentan con un instrumento organizativo para el saqueo: la OTAN. Comandados por EE.UU los países europeos alineados en la OTAN están empeñados en superar  sus propias crisis económicas invadiendo países  sin importarles causar  daños a la población civil. En otras palabras, se intenta revertir la crisis del sistema capitalista con un colonialismo salvaje

Malí no necesita bombas, corrupción y sumisión. Independientemente de su origen étnico y su cultura, la población maliense  necesita democracia, dignidad, respeto y  prosperidad. Es facultad del pueblo maliense decidir su futuro.

Los humanistas repudiamos cualquier intervención extranjera en territorio de la República de Mali, repudiamos por su actitud neocolonialista a los gobiernos de, EEUU, Gran Bretaña y al gobierno francés, representante de una falsa alternativa al neoliberalismo llamada “socialismo europeo”.

Los humanistas defendemos el derecho de los pueblos a la autodeterminación, poniendo por delante y como valor central al Ser Humano, los Derechos Humanos y el respeto a la vida.

Partido Humanista Internacional - Federación Internacional de Partidos Humanistas.