miércoles, 20 de noviembre de 2013

Ustedes no tienen derecho.

El Partido Humanista denuncia la Ley de Seguridad Ciudadana preparada por el Ministerio de Interior.

Empezaron con los derechos sociales, con la reforma laboral: Y nos dijeron: Usted no tiene derecho a tener una mínima seguridad en el empleo, y no tiene derecho a rechistar frente al poder empresarial, no tiene derecho tampoco a cobrar tantas prestaciones si es despedido.
Y si le bajamos el sueldo a la mitad o despedimos a unos miles de trabajadores no intente hacer huelga porque eso también lo vamos a quitar. Luego siguieron con la salud, y dijeron: usted no tiene derecho a una sanidad pública y gratuita porque no tiene todos los requisitos y tendrá que pagarla de nuevo, no tiene derecho a consumir tantos medicamentos si no los paga dos veces, no tiene derecho a opinar y mucho menos a decidir sobre lo que nosotros hacemos con los hospitales y centros de salud que se levantaron con el esfuerzo de generaciones y podemos privatizarlos y ponerlos en manos de quien queramos, no tiene derechos porque le fata este papel, o porque esta desempleado, o porque su enfermedad es muy rara. Y a continuación la educación, porque usted no tiene derecho estudiar en la universidad si no puede pagarlo, no tiene derecho a becas de libros o de comedor, y no tiene derecho a escuelas públicas con suficientes recursos, y como no tiene derecho a ayudas, si las necesita mejor no estudie. Después la seguridad social, que ya ni es segura ni es social, porque usted no tiene derecho a que se mantenga el poder adquisitivo y cobrará menos cada año y por supuesto que no tiene derecho a que el Estado garantice su nivel de protección actual. Y también la justicia porque usted no tiene derecho a una justicia gratuita, si quiere defender sus derechos tiene que pagar, y tampoco es usted dueño de su cuerpo: no tiene derecho a decidir sobre su embarazo, y si se atreve a interrumpirlo sin su consentimiento se atendrá a las consecuencias. Y ahora según la Ley que prepara el Ministerio del Interior nos dicen: “Usted no tiene derecho a protestar, si le han desahuciado los bancos no se le ocurra venir a molestar a los próceres de la patria que han defendido a los bancos de tantos ataques injustos, si ya no puede estudiar no se le ocurra acercarse a merodear a las sedes de las instituciones que sancionan estas leyes, si no tiene asistencia sanitaria no convoque manifestaciones ni algaradas callejeras que perturben nuestra tranquilidad, si no tiene trabajo o no se resigna a ser nuestro esclavo ni puede pagar la vivienda, la luz, la calefacción, el agua y si no se conforma y se queda calladito, entonces es que sobra y mejor márchese de este país” Y por si alguien quiere venir sin su permiso, en las vallas que guardan las fronteras de Ceuta y Melilla han instalado cuchillas. Esto sí que es violencia y no el “vandalismo” en las calles ¿Y si damos la vuelta a la situación? Si la pena es de 30.000 euros por manifestarse sin permiso o de hasta 600.000 euros si se hace un escrache, ¿cuál sería la pena por violar derechos humanos básicos, como el derecho a la salud, a la educación, a la vivienda. ¿Cuál sería la pena por vulnerar la libertad de expresión o de manifestación? ¿Cuál por violar los derechos humanos y atentar contra el futuro de todas y todos?. ¿Cómo se vería esta situación en una sociedad donde la prioridad sea la protección de las personas y donde el progreso y el bienestar de todos esté por encima de los intereses de unos cuantos? El Partido Humanista denuncia la política cruel y anti-humanista que está ejecutando este Gobierno en contra de la gran mayoría de la población. Son ustedes los que no tienen derecho a maltratar, discriminar y violentar, y estas leyes, con toda seguridad, en el futuro serán consideradas ejemplo de un sistema caduco y antihumano.