viernes, 8 de junio de 2012

Carabanchel a favor del desarme


 El equipo base humanista de Carabanchel ha estado en la calle haciendo una consulta a los vecinas y vecinos sobre el desarme. He aquí un pequeño informe sobre los resultados:
En el barrio, la campaña la hemos articulado en forma de un REFERENDUM. Llevamos aproximadamente un mes saliendo a la calle invitando a los vecinos a participar en el referendum con unas preguntas. Al principio eran 5, luego añadimos una más.

Las preguntas son:
¿Estás a favor del escudo nuclear en Rota?
¿Te parece que la guerra es un medio adecuado para resolver los conflictos?
¿Estás de acuerdo con las intervenciones de la OTAN en Libia o en Irak?
¿Crees que el mundo va en buena dirección?
¿Crees que las personas podemos hacer algo para cambiar esta dirección?
¿Aceptarías un puesto de trabajo en una fábrica de armas o industria militar?
Nuestra pretensión no es hacer un trabajo estadístico, sino sobre todo ayudar a la reflexión de todos los que participaran.
No obstante, estamos muy orgullosos de haber consultado hasta ahora a 399 personas del barrio, es decir, 396 personas más de los que han tomado la decisión de meternos en el lío de ROTA.
Al conversar con la gente en la calle y también al analizar los resultados hemos observado lo siguiente:
1.- El desconocimiento del tema nuclear en el mundo y también en particular del escudo de ROTA. Agradecemos a los medios de comunicación por su labor. Aunque, eso sí, hay un unánime rechazo del mismo.
2.- Hay bastante sensibilidad con el tema del desarme, la paz y el repudio de la violencia en general.
3.- Paradojicamente, un porcentaje amplio está de acuerdo con las intervenciones armadas en otros países, como el caso de irak. El eufemismo de “ayuda humanitaria” usado en lugar del término “guerra” parece que ha hecho su efecto. Agradecemos nuevamente a los medios de comunicación por su labor educativa.
4.- Aunque la cuarta pregunta (¿el mundo en buena dirección?) es muy genérica, queríamos testar la percepción personal de la gente sobre lo que vive, y la dirección de los acontecimientos. La amplia mayoría considera que no lleva una dirección adecuada….

Así es que propondremos un cambio de dirección o una rotación de hemisferios norte/sur.
Entendemos que en esta pregunta mucha gente proyectaba en el mundo su sentir cotidiano.
5.- Muy ligada con la anterior, la quinta pretende hacer una sencilla reflexión sobre el poder de transformación del mundo por parte de la gente. Como veis, la mayor parte si considera que es posible un cambio de rumbo. Ahora bien, no nos queda claro la respuesta, si se refiere a que el mundo puede cambiar o bien a que es posible que mi situación personal cambie y entonces mire mejor el mundo.
6.- Añadimos esta última pregunta por tratar de acercar más a la vida “real” el tema del desarme. Es casi una pregunta moral. Se trataría de poner en una balanza, de un lado los valores del sistema (DINERO) y en el otro platillo la propia conciencia. De esta última pregunta no tenemos datos totales, puesto que le hemos introducido en los últimos días, influidos  por la experiencia de otros colegas de Madrid.

No obstante, tanto por lo que nos han comentado, como por nuestras primeras apreciaciones, un porcentaje de la gente que se manifiesta contra del escudo antimisiles, responde que sí trabajaría en empresas de armamento.
Esto nos ha producido una cierta tristeza. Es como los que comen carne pero no quieren saber nada del proceso de matar a los animales antes de comerlos. Una postura que conocemos y comprendemos. Denota una gran contradicción con distintos matices:-    La contradicción entre lo que se siente y lo que se hace.-    La contradicción que indica que el dinero es el valor principal al cual deben supeditarse otras consideraciones.-    La contradicción que supone negar la propia humanidad, considerándose a sí mismo como un objeto dentro de un Sistema y, por tanto, anulando su capacidad de transformarlo.Vemos que toda esta contradicción genera sufrimiento que es inyectado de nuevo en el mundo, continuando así, en marcha el engranaje del Sistema.Parar este encadenamiento, detener en uno la cadena de la violencia, es desactivar el Sistema. Queremos un mundo nuevo, estamos desactivando lo interno y también lo externo.