miércoles, 3 de julio de 2013

Los esbirros del Imperio : la vergonzosa actuación de los Gobiernos que detuvieron a Evo Morales de manera ilegal e ilegítima

Evo Morales, en el aeropuerto de Viena

La palabra esbirro tiene tres significados según la academia española de la Lengua:
1) Oficial inferior de justicia.
 2) Hombre que tiene por oficio prender a las personas.
 3) Secuaz a sueldo o movido por interés.

Los tres significados se pueden aplicar a los gobiernos europeos, entre ellos el de España, que han obligado a aterrizar al avión del Presidente de Bolivia negandole autorización para atravesar su espacio aéreo y secuestrándole de hecho durante varias horas en el aeropuerto de Viena. El secuestro no ha terminado hasta que no se han asegurado de que Edward Snowden no viajaba en el mismo avión.
Desde luego que al hacerlo han evitado al Gobierno de los Estados Unidos hacer el trabajo sucio, y se han convertido en sus oficiales de rango mas bajo, los que hacen el trabajo mas feo e impresentable. Y es paradójico que los propios Gobiernos de la Unión Europea, aliados y servidores devotos capaces de estos trabajos, han sido y son  espiados y controlados por los Estados Unidos, como Edward Snowden ha hecho público.
Esta impresentable actuación de los Gobiernos que impidieron el vuelo del avión presidencial es ilegal, contraria al derecho internacional y ha puesto en peligro la integridad física de Evo Morales y de todos sus acompañantes.
El sometimiento en política internacional a los intereses de los Estados Unidos es una muestra más de la deriva de la Unión Europea y de sus Gobiernos. Si en lo económico nos han sometido a los intereses de los bancos y del capital especulativo internacional, en las relaciones internacionales la situación es también de sumisión,  apoyando las intervenciones militares que la OTAN y los Estados Unidos imponen para defender estos mismos intereses o  ignorando el ordenamiento jurídico europeo e internacional  para satisfacer las presiones del Imperio.
Los humanistas queremos expresar a Evo Morales y a su Gobierno nuestra solidaridad y simpatía, a al vez que repudiamos la lamentable actuación de los Gobiernos que le detuvieron de manera ilegal e ilegítima.  En este caso, como en tantos otros, este Gobierno no nos representa.