martes, 16 de octubre de 2012

“Si la gente está mal y sufre, este sistema no sirve”


 

Josetxu Vazquez candidato humanista a Lendakari en las elecciones Vascas del 21 Octubre 2012
- Según el CIS una de las mayores preocupaciones de los españoles son los políticos. ¿A qué cree que se debe? ¿Cómo piensa el PH devolver el sentido a la actividad política?

Los políticos tradicionales son parte del problema y no de la solución. Están destruyendo todos los derechos conseguidos hasta el día de hoy. Además, lo hacen con impunidad, mintiendo desde el amanecer hasta a noche. Nos están robando el futuro con el mayor de los descaros, ejerciendo la violencia en todas sus formas: económica, física, racial, psicológica, moral…
El sentido de la actividad política debe surgir del trabajo humilde y sencillo de la base social, en los municipios, entre los vecinos, uniéndose y organizándose, avanzando simultáneamente en un cambio personal.

- Todos los días aparecen noticias sobre la crisis. ¿Qué punto de vista nuevo pueden ofrecer ustedes? ¿Piensan que este modelo social y económico es mejorable?

Esta es la crisis de un sistema en el que lo importante es el dinero y sobran las personas. Se mantiene con mentiras y violencia. No está hecho a la medida del ser humano. Si la gente está mal y sufre, este sistema no sirve. Debemos apuntar a un nuevo paradigma: construir un modelo nuevo que considere al ser humano como valor central.
- El tipo de propuestas que plantean apuntan a una revolución. ¿Cree realmente que pueden realizarse?

Nuestras propuestas son realizables en cuanto retroceda la injusticia y la manipulación. Cuando la violencia de este sistema aumente aún más, será la necesidad la que impulse la implementación de las propuestas humanistas.
- Las teorías clásicas apuntan a que las revoluciones sólo pueden triunfar a través de la violencia.

Esas teorías se han elaborado en un momento histórico violento, y no lo conciben de otra forma. Pero hay ejemplos en la historia de revoluciones no violentas. Si verdaderamente se quiere avanzar, la no violencia será la fuerza que cambiará el mundo.
- Mucha gente está protestando en las calles. Pero pareciera que esos grupos no tienen cohesión, como si las protestas estuvieran sectorizadas y tuvieran un mero efecto catártico. ¿Cómo cree que puede lograrse esa cohesión social? 

Esa cohesión se va a ir dando por experiencia, a medida que la gente se ocupe de su cambio personal en función del cambio social. Entonces, se avanzará del “yo” hacia el “nosotros” comprendiendo que todo está conectado, y los avances de cada lugar influyen en todo el mundo. Se comprenderá la fuerza de la unión.
- Uno de los temas que, sin duda están ahora en el debate político es la petición de independencia desde algunos sectores en varias CCAA. ¿Cuál es la postura de su partido en este terreno?

Los humanistas planteamos el principio de opción, el derecho de toda persona, o grupo de personas, a decidir sobre su futuro.
Pero en el humanismo damos unos pasos más proponiendo la autodeterminación de todas las personas, de los municipios y de las unidades vecinales. No es un avance cambiar un entramado de poder nacional por otro autonómico, para que la toma de decisiones siga en manos de los mismos manipuladores, pero en otro ámbito geográfico menor. El poder de decisión debe estar donde corresponde: en la base social.
También aspiramos a una nación humana universal, múltiple y diversa, donde las personas sean lo más importante.
- ¿Puede, por último, enumerar algunas de las principales propuestas que ofrecen los Humanistas?
Una Sanidad y Educación públicas, gratuitas y de calidad para todos. No nos oponemos a una salud y educación privada, pero el gobierno tiene que garantizar una salud y educación públicas en el más alto grado de calidad.
Una ley de responsabilidad política, donde los políticos estén obligados a cumplir sus promesas electorales, y si no lo hacen puedan ser destituidos.
Creación de una banca pública sin intereses, que eliminen la especulación y la usura del capital financiero internacional, que hoy dicta las políticas de los gobiernos.
Equilibrar la relación entre capital y trabajo, mediante la participación de los trabajadores en las decisiones importantes de la empresa y el reparto de los beneficios (Ley de Propiedad Participada de los Trabajadores).
Cuidar el Medio Ambiente, desarrollar energías limpias y eliminar las armas nucleares, principal amenaza para la vida en el Plantea.
No es tarea fácil, pero no habrá progreso si no es de todos y para todos.